U.S./El Salvador Report 6/06/09

Producer/Host: Kathleen March, University of Maine
Topic: The inaugural speech of El Salvador’s new president, Mauricio Funes of the FMLN.

Este reportaje es sobre el discurso de la toma de posesión del nuevo presidente de El Salvador, Mauricio Funes.
El primero de junio Carlos Mauricio Funes Cartagena tomó posesión de la presidencia de El Salvador. Su discurso empezó con la promesa del cambio que, afirma él, depende del pueblo entero, de su unión y armonización democrática. En sus palabras, es una unión “en torno de un proyecto de desarrollo nacional que tiene como base la inclusión social, la ampliación de las oportunidades, la valorización de la producción y el trabajo, la modernización de las instituciones y la garantía plena de las libertades democráticas.” Asimismo, se refirió Funes al largo camino de los salvadoreños y a la necesidad de no equivocarse ahora. A continuación explicó que “evitar el error comienza por no hacer lo que algunos ya hicieron mal en este país: gobernar para pocos, ser complaciente con la corrupción, temer y ser cómplice del crimen organizado, pactar con el atraso en todas sus formas de expresión”.
Para lograr esos objetivos, el nuevo presidente ha dicho que es preciso reinventar la nación, eliminando la desigualdad y aprovechando su creatividad. Señaló que no ha habido ningún intento de hacer que el país fuese menos dependiente y que la economía dolarizada fue responsabilidad de la élite. Su Plan Global Anticrisis tiene cuatro objetivos: “resguardar los empleos existentes y generar nuevas fuentes de trabajo; proteger a los sectores poblacionales más vulnerables de los efectos negativos de la crisis; aprovechar esta crisis para impulsar políticas de estado en materia social y económica e iniciar la construcción de un sistema de protección universal para todas las mujeres y los hombres de nuestro país”. Entre otras cosas eso incluiría un programa de comunidades urbanas solidarias, con un mejoramiento de infraestructura y servicios públicos. También Funes prometió mejorar las condiciones de las comunidades rurales, con más tendido eléctrico, saneamiento, servicios de salud y educación. Otra medida es la entrega gratuita de materiales escolares a los jóvenes de las escuelas públicas. Otra será la dotación inmediata de medicamentos fundamentales a los centros de salud. Y dada la grave crisis financiera, se creará un Consejo Económico Social entidad en la cual, dice, “los principales sectores económicos y sociales del país dialogarán y buscarán acuerdos sobre los principales temas socioeconómicos”.
Funes no evitó el hablar de una revolución, que debe ser ética, basándose el bien público en una competencia “sana y democrática”, sin gasto innecesario ni corrupción y con mayor eficacia de la gestión pública. Tampoco esquivó los problemas de la calidad de vida que se ven afectados por el narcotráfico, el crimen organizado y la delincuencia, la pobreza y la contaminación del medio ambiente.
Reinventar la nación significa también reconstruir hospitales, reformar las escuelas, las carreteras, las fuentes de energía. Significa eliminar la meritocracia, con la idea de “Derechos, sí, para todos. Privilegios, no, para nadie”. Luego, volviendo al tema del narcotráfico, Funes reiteró la necesidad de luchar contra las maras y su forma de controlar barrios y comunidades.
El nuevo presidente rindió homenaje a los líderes de las diversas naciones que estaban presentes, mencionando especialmente a Hillary Clinton como representante de Barack Obama y Lula da Silva del Brasil. Como líder salvadoreño nombró al Monseñor Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980, llamándolo guía espiritual de El Salvador. Y no se olvidó de los que han tenido que salir del país en busca de empleo, porque promete que su gobierno “trabajará sin desmayo durante los próximos cinco años en una agenda de cambio estructural que va a beneficiar tanto los salvadoreños que aqui viven como nuestros hermanos emigrados… les daremos el apoyo necesario para asegurar sus derechos de trabajar… y regularizar su situación migratoria. En particular su derecho de ir y venir para posibilitar su reunificación familiar”.
Afirmando su intención de mantener o restablecer relaciones con todos los países latinoamericanos, incluyendo Cuba, tambén Funes dijo que quería fortalecer la relación que tiene El Salvador con los Estados Unidos, país en que viven tantos salvadoreños.
Ojalá que se cumplan las promesas y esperanzas del nuevo gobernante de El Salvador.
This has been Kathleen March from the University of Maine. Today we discussed points from the inaugural speech of El Salvador’s new president, Mauricio Funes of the FMLN party. This report for WERU was in collaboration with Radio Sumpul in El Salvador and US– El Salvador Sister Cities.

Be Sociable, Share!